El balance en la naturaleza

La ley de la vida es el equilibrio.  Si ponemos de vuelta en el suelo tanto como tomamos, la Naturaleza nos va a nutrir abundantemente, pero si tratamos de engañarla,  sacando más de lo que ponemos en ella, entonces alteramos el equilibrio de la vida.   Como resultado de ello, las fuerzas y poderes de la Naturaleza se invierten y trabajan en contra de nosotros en lugar de hacerlo para nosotros,  como fueron diseñados originalmente.    A partir de esto vemos que las leyes de la vida están diseñadas para proveernos ilimitadamente, mucho más allá de nuestras necesidades, y que si se fueran obedecidas,  habría más que suficiente para todos.   Cuando se obtiene con métodos sabios y justos, no hay carencia, porque la tierra se convierte entonces en un transformador de energía solar de tal forma que la energía solar es transformada en crecimiento por la tierra.   Esto que tomamos y usamos y si, posteriormente, ponemos el conjunto del residuo de nuevo en el suelo, el ciclo se completa.   La tierra no es ni robada ni explotada,  sino que continúa tan fructífera como siempre.    Nosotros por lo tanto vemos que la Idea Divina es de plenitud a través de la increíble prodigalidad de la Naturaleza.

“La tierra es del Señor y su plenitud”.

 

Harry Hamblin | My Search for Truth 

CENP.ORG

El CENP tiene como objetivo el estudio y difusión del Nuevo Pensamiento. Promueve el Pensamiento Positivo, el Entendimiento Intercultural y la No-Violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

error: Content is protected !!